Una enfermedad espiritual que afecta cada vez más a muchos…

Una enfermedad espiritual que afecta cada vez más a muchos…

Por Departamento Web

La depresión genera angustia, sensación de vacío, desánimo y perjudica la vida social y profesional. Si no fuera tratada, ella puede llevar al suicidio. Entienda el problema y sepa como ayudar a quien está pasando por ese sufrimiento.

Sensación de vacío, culpa y falta de voluntad de hacer hasta las actividades más simples. Es así que muchas personas que sufren con depresión se sienten.

Si la tristeza y el vacío no reciben el tratamiento adecuado, pueden acumularse y generar trastornos.

Muchos dicen que la tristeza es una fase, pero es necesario recordar que la mente reacciona al cuerpo y es como un baúl. El inconsciente va guardando todo hasta que esa acumulación aparece por medio de síntomas físicos, dolores, manchas y el cuerpo se enferma.

El diálogo es fundamental para comprender lo que la persona está pasando. Busque aproximarse con empatía, colóquese en el lugar del otro. Depresión no es fingimiento. Ese dolor necesita ser respetado.

El primer paso para superar la depresión es tener humildad para reconocer el problema y aceptar ayuda.

El segundo es entender que el problema es espiritual.

Y el tercer paso es aproximarse a Dios, y esto no depende de tener ganas, sino de buscarlo porque entiende que sólo Él es capaz de llenar cualquier vacío y liberarle de todo ese dolor del alma.

La depresión me hizo perder las ganas de vivir…

Peleaba con mi padre y discutía con toda la familia, pero quien me veía, pensaba que yo era feliz. Tenía muchos amigos, tenía dinero para salir y comprar ropas nuevas. En las redes sociales colocaba fotos bonitas, pero todo era sólo apariencia.

Pensaba que todos los problemas eran mi culpa. Eso me generó un odio por mí misma. Pensaba que merecía castigarme. Comencé a cortarme para intentar aliviar aquel dolor insoportable. Pasaba la noche entera despierta llorando. No conseguía trabajar ni estudiar, por eso renuncié.

Así llegué a la Iglesia Universal con un fuerte estado depresivo, pero a través de la cadena de oración de los viernes, fui liberada de ese mal. ••• Srta. Stéfani Dias

El sufrimiento me llevó a intentar quitarme la vida

La depresión me volvió un hombre vacío y ansioso. Probé cocaína a los 17 años. La droga me dejaba eufórico y así olvidaba los problemas, pero después del efecto, la tristeza y el dolor volvían multiplicados.

El sufrimiento me llevó a intentar quitarme la vida. Intenté el suicidio por la primera vez a los 20 años, cortándome el brazo. Por suerte me llevaron al hospital.

Estaba en el fondo del pozo. Pero cuando empecé a participar en la reunión de liberación, conseguí superar la dependencia química y encontré en la fe fuerzas para superar la depresión y sus síntomas. Hoy tengo paz y soy feliz. ••• Sr. Rogerio Castro

Venga a participar de la reunión de liberación espiritual, que se llevará a cabo este viernes, a las 7h, 10h, 12h, 15h y especialmente 19h. En la Av. de Las Américas 305, Norte de Guayaquil, en la oportunidad se estará tocando el MANTO CONSAGRADO, para que el mismo milagro que sucedió en el pasado, acontezca en la vida de todos los que crean.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games