¿Recibiré el Espíritu Santo en esta ocasión?

¿Recibiré el Espíritu Santo en esta ocasión?

Por Departamento Web

“Solo depende de usted”. Es lo que afirmó el obispo Edir Macedo.

Muchas personas creen que ya hicieron todo lo que necesitaban hacer para recibir el Espíritu Santo. Inclusive, el Ayuno de Daniel en varias ocasiones. Y nada.

Si es su caso, tal vez sea el momento de que usted se detenga y analice profundamente su corazón y sus intenciones. Pues, con certeza, encontrará la respuesta a su pregunta.

En la época del profeta Jeremías, por ejemplo, el pueblo de Israel había abandonado al Señor y, por eso, Dios le envió una Palabra por medio del profeta:

“Tu maldad te castigará, y tus rebeldías te condenarán; sabe, pues, y ve cuán malo y amargo es el haber dejado tú al Señor tu Dios, y faltar mi temor en ti, dice el Señor, el Dios de los ejércitos” (Jeremías 2:19).

Israel había dejado el primer amor y, por eso, estaba siendo llevado como errante a otras tierras. Y, tal vez, al igual que el pueblo de Israel, usted ha cargado la malicia en su interior. Sepa que esta le está impidiendo recibir el Espíritu Santo.

Pero ¿qué significa la malicia?

El obispo Macedo aclara que la persona maliciosa ve defecto en todo. “Tal vez, usted es de cierta forma, una persona fiel a Dios. Sin embargo, ve todo con malos ojos: el pastor a los obreros, el diezmo, la ofrenda, los propósitos, el sacrificio, en fin, usted siempre tiene una crítica por hacer”.

Él incluso agrega que esa es la razón por la que muchas personas no lograron desarrollar la fe y se quedaron alienados del Espíritu Santo, aun estando dentro de la iglesia.

Según el obispo, ese es un grave problema. Pues, esas personas quieren el perdón de Dios, pero son incapaces de perdonar. No quieren abandonar el egoísmo, el orgullo, la ira. “Por más que escuchen la Palabra de Dios, por más que lean la Biblia, por más que oren, aun así, son castigadas por la vida. Porque conocen la verdad, pero siguen la mentira”, lamenta el obispo.

La fe sin obediencia no le acarreará ningún beneficio.

¿Y la apostasía?

Pero, además de la apostasía, aún se tiene como agravante a la apostasía, que es el abandono de la fe original. “Cuando nosotros comenzamos en la fe, fuimos curados, liberados, tuvimos acceso a la Palabra del Altísimo, que nos enseña el camino de la Justicia. Pero, con el tiempo, muchos dejaron que esa fe se enfriara. Es el caso de muchas personas que, cuando llegaron a la iglesia, conquistaron económicamente, pero empezaron a administrar sus bienes y dejaron a un lado la fe inicial. Y terminaron perdiendo lo que habían conquistado por la fe.

Por lo tanto, “evalúe su vida, medite en la palabra, y usted sabrá por qué aún no ha recibido el Espíritu Santo. Aún hay tiempo para que usted elimine esa malicia, abandone la prepotencia y el orgullo y arrepiéntase. Para que, este domingo, que será el día de Pentecostés, usted esté listo para recibir el bautismo con el Espíritu Santo”, orienta el obispo.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games