¿Quiere estar por encima del promedio? Empiece por la mirada

¿Quiere estar por encima del promedio? Empiece por la mirada

Por Departamento Web

¿Cómo ve su vida? ¿Usted siente satisfacción con lo que está a su alrededor? Tal vez, no está feliz con sus ingresos y acostumbra a reclamar eso. O cree que su condición de salud le impide avanzar. Algunos reclaman del lugar en el que nacieron e incluso hay quienes están insatisfechos con la familia y el cónyuge.

¿Qué tienen todos esos ejemplos en común? La mirada. Usted ya debe haber conocido a alguien que tiene en la mirada el filtro de la desgracia. En otras palabras, es como si esa persona consiguiera ver el mundo únicamente a través de un cristal gris. A donde va, visualiza problemas, sufrimientos, tragedias, y solo eso. Ella simplemente cree que las cosas son como son y nunca van a cambiar.

Es un hecho que el mundo no es un lugar perfecto y que las injusticias ocurren todos los días. No obstante, quien solo cultiva una mirada negativa, corre el riesgo de bloquear su propia visión para las oportunidades de cambio y crecimiento. Es decir, usted puede y debe ver sus dificultades y debilidades. Aquí no nos referimos a cerrar los ojos para la realidad. El secreto es tener una mirada positiva para las debilidades y comprender cada una de ellas como oportunidades para que usted se perfeccione y siga adelante.

Buenos ojos

La Biblia indica la importancia de invertir en los buenos ojos en un pasaje de Lucas 11:34: “La lámpara del cuerpo es el ojo; cuando tu ojo es bueno, también todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando tu ojo es maligno, también tu cuerpo está en tinieblas”. ¿Qué significa? Según el obispo Renato Cardoso, los buenos ojos suministran energía para enfrentar la cotidianidad. “Si sus ojos son buenos, todo el cuerpo tendrá luz, y tener luz es tener disposición, fuerza, energía. Usted despierta dispuesto y expresa vida aun sin abrir la boca: en la forma como camina, como se comporta, como expresa confianza. Su manera ver es diferente, una luz sale de su interior”, explicó.

El lado bueno del lado malo

Tener buenos ojos es desarrollar la capacidad de ver más allá del sentido común. Es saber el lado bueno de todas las cosas, incluso de las cosas malas. Pero, al final, ¿cuál es la ventaja de eso? Una persona que comprende las debilidades solo de manera negativa termina desarrollando una actitud derrotista, es decir, siempre cree que la derrota es segura. Su papel es de víctima. Ella sigue a la mayoría, sin pensar. A causa de esa creencia, ella desiste de intentar hacer algo diferente y nunca salir del lugar. Y lo peor de todo: la persona sufre constantemente, pues desea algo mejor para su vida, pero no tiene el valor de dar ningún paso.

Y ¿cómo funciona la mente de quien tiene buenos ojos? Quien tiene buenos ojos identifica los problemas, pero no se limita a refunfuñar. Por el contrario, la persona mira la debilidad y busca encontrar salidas y nuevos caminos en los que nadie se adentró. Ella lo intenta una vez y, si no funciona, lo intenta de nuevo. Quien tiene buenos ojos, no se entrega fácilmente a las adversidades.

Por encima del promedio

Los buenos ojos pueden hacer que una persona destaque en todo lo que decida hacer. Esto es porque termina descubriendo que una debilidad inicial puede convertirse en una fuerza, una ventaja que servirá de estímulo para luchar y buscar el propio potencial. En lugar de culparse o compararse con los demás, quien tiene buenos ojos sabe que puede superar al promedio, pues reconoce sus diferenciales. Los buenos ojos también protegen a la persona de sentirse inferior ante alguien o de comportarse como la mayoría. Ella reconoce su valor, independientemente de lo que otros digan.

Su potencial

Es común encontrar personas que culpan a terceros por sus infortunios. Y ¿cuál es el resultado de esa postura? Con certeza, disgusto. Ya que quien cultiva los buenos ojos tienen una ventaja: la posibilidad de descubrir el potencial que ya está dentro de sí mismo, sin depender de nadie. Es decir, quien valora una mirada más positiva sobre las cosas es capaz de ver que ya tiene todo lo que necesita para tener éxito y transformar la propia historia. Basta usar ese potencial y dejar de esperar a los demás. Pero, al final, ¿cómo desarrollar buenos ojos?

Seguir la dirección de Dios es el mejor camino. Ahora depende de usted: vigile su visión. ¿Cómo actuará ante las dificultades que se presentan ante sus ojos?

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games