Perdí a mi familia y todo lo que era importante para mí, incluso mi dignidad

Perdí a mi familia y todo lo que era importante para mí, incluso mi dignidad

Por universal.org.ec

Era una persona infeliz, mi vida siempre fue un fracaso. Desde los 14 años de edad me involucré con las drogas y el crimen, empecé a fumar cigarrillo y marihuana. Estuve a punto de caer preso por mis malas acciones. Con el paso del tiempo me volví dependiente de bebidas alcohólicas. Me mudé a otra ciudad; creía que mi vida cambiaría, pero todo empeoró, empecé a consumir más marihuana, cocaína. Toqué fondo cuando empecé a consumir otras drogas aún más fuertes. Perdí mi familia y todo lo que era importante para mí, incluso mi dignidad. Por causa de las drogas llegué a mendigar y a comer restos en los basureros para alimentarme. Pasaba los días consumiendo drogas viviendo debajo de un puente. 

Mi vida era un caos, pero cuando conocí la Iglesia Universal todo empezó a cambiar, me aferré a Dios y comencé a obedecer Su Palabra, no fue fácil, pero dejé los vicios que tenía y mi vida fue transformada, encontré la verdadera alegría que es el Espíritu Santo y hoy estoy curado de los vicios. Dios me dio una nueva familia, un buen trabajo y tengo paz en mi vida. ¡Ya no vivo sin el Señor Jesús, pues Él es todo para mí!

•• Sr. Nilton

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games