No deje que su manera de ser obstaculice la acción del Espíritu Santo

No deje que su manera de ser obstaculice la acción del Espíritu Santo

Por universal.org.ec

La Biblia dice que todo aquel que cree en el Señor Jesús —y, aquí, “creer” se entiende como el que Lo obedece y tiene el Espíritu Santo— hará no solo las obras que Él hizo, sino otras aún mayores.

Eso no es una suposición, son Palabras del propio Señor Jesús descritas en Juan 14:12.

Sin embargo, ¿usted conoce a alguien que haya hecho más que el Señor Jesús? Es más, ¿ya hizo las mismas cosas que Él realizó cuando estuvo en este mundo?

Pero, si Jesús dijo que eso sucedería, ¿por qué, entonces, aún no sucedió en algunos casos?

La respuesta está en 1 Corintios 14:32: “Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas”. Pero ¿qué significa eso?

Misma porción

El Espíritu Santo no nos es dado por medida (Juan 3:34). Es decir, todos los que son bautizados con el Espíritu Santo recibieron la misma porción: no existe nadie con más o menos Espíritu.

Entonces, ¿por qué algunas son más usadas por Dios que otras?

Esa es la pregunta que muchos hacen, sin embargo, la diferencia está en su interior, es decir, lo que guardan dentro de sí mismos y, por lo tanto, terminan limitando la acción del Espíritu Santo por medio de ellas.

No deje que su manera de ser obstaculice la acción del Espíritu Santo

El obispo Renato Cardoso explicó eso usando como ejemplo una tubería de agua. Si hay algo obstruyendo la tubería, el agua que entra no podrá salir con la misma intensidad, porque hay un bloqueo en su tránsito.

De la misma manera, sucede con la acción del Espíritu Santo en nuestras vidas. “Él es la Plenitud de Dios en nosotros, pero si en nuestro interior existe algo, a lo cual estamos apegados y no renunciamos por falta de fe, el Espíritu Santo se queda restringido por eso. Es como dice el texto sagrado en 2 Corintios 6:12: “No estáis estrechos en nosotros, pero sí sois estrechos en vuestro propio corazón”.

Pero ¿de qué manera usted puede estar obstaculizando el flujo del Espíritu Santo en su vida?

El obispo mencionó algunas actitudes que la persona puede tener, a pesar de ser bautizada con el Espíritu Santo, y por eso lo está obstruyendo:

  • Sentimentalismo: por ser emotiva, la persona se entrega fácilmente a sus sentimientos, y esto se vuelve un bloqueo para el Espíritu. Solo que, aun revelando ese temperamento emotivo, no es el Espíritu Santo quien se retira, sino la persona. Ella decide rendirse o no a sus propios sentimientos.
  • Miedo, timidez e introversión: “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2 Timoteo 1:7). Es decir, Su Espíritu es de valor y osadía. Sin embargo, aunque nos diga en Su palabra “sé valiente”, Él no obligará a nadie a serlo. La persona tiene que enfrentar su miedo y dejar su timidez. Actuando así, permitirá que el Espíritu Santo la use de manera osada. Un ejemplo de eso es ganar almas. Aun orando para ser usado por Dios para salvar, si nada se hace, como, por ejemplo, reservar un tiempo para participar en uno de los grupos de la iglesia o incluso en su día a día, nada sucederá. Al ver a alguien sufriendo, por ejemplo, si usted se retrae tímidamente con miedo de lo que los demás pueden pensar, no logará ser usada al respecto. “Usted es quien tiene que vencerse a sí misma. Es decir ir allá y hablar con la persona y el Espíritu Santo le usará”, ejemplificó el obispo Renato.
  • Avaricia: Muchos avaros justifican su mezquindad por haber vivido una infancia que, a causa de problemas financieros en la familia, pasaron por innumerables necesidades. Y hoy, a pesar de tener dinero, viven con miedo de no tenerlo mañana. “Ellos recurren más a su pasado, a su miedo de perder, que confiar en que Dios suplirá todas sus necesidades. Y el Espíritu Santo no es el que anulará eso en su interior. Para que experimenten el don de la generosidad, deberán tener el valor de ‘abandonar’ y ver lo que sucede como resultado de esa actitud”, resalta.
  • No es cariñoso(a): Hay quienes son fríos(as) con su cónyuge, hijos, argumentando que no saben ser cariñosos(as). Pero el Espíritu Santo es cariñoso, y todo el tiempo demuestra Su amor por nosotros. “Entonces, si usted no sabe ser cariñoso, pero tiene el Espíritu Santo, tiene que ir en contra de su naturaleza fría y esforzarse, pidiéndole al Espíritu Santo que fluya en usted, por medio de Sus frutos —y uno de ellos es el amor”, resalta el obispo.

Hágase a un lado

Estos son solo algunos ejemplos, pero a cada persona le corresponde autoevaluarse y hacer la parte que le corresponde a ella. “No piense que el Espíritu Santo lo manifestará en usted y tomará su conciencia al igual que los demonios, cuando se incorporan en una persona y toma todos sus sentidos y facultades mentales, controlando el 100% de su vida. El diablo es así. Sin embargo, Dios, ¡no! Dios trabaja en compañerismo con nosotros. Él quiere que usted lo permita, que esté de acuerdo”, aclara el obispo.

Por eso está escrito que “donde dos o más personas se pongan de acuerdo se hará por el Padre que está en los cielos”. Es decir, usted tiene que estar de acuerdo con la Persona del Espíritu Santo.

“Yo estoy de acuerdo con que voy a ser una persona diferente, un marido diferente, una esposa diferente. Yo voy a ser una persona más osada. Yo concuerdo con que voy a vencer esa timidez, estos complejos. Usted tiene que estar de acuerdo, actuando al respecto de eso. Hágalo así para que el Espíritu Santo fluya más en usted”, concluyó el obispo.

Por lo tanto: analice cómo está actuando con el Espíritu Santo, cómo es su relación con Él. A veces, cuando cree que Dios no le contesta, en realidad, usted Le está impidiendo actuar en su vida.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games