Me dijeron: Es demasiado tarde, no hay solución…

Por universal.org.ec

Comencé a sentir malestar al comer, pensé que era algo sin importancia, sin embargo, varios meses después surgieron fuertes cólicos; renuncié al trabajo.

Me diagnosticaron úlcera cancerígena; ya no podían operarme porque era demasiado tarde, la enfermedad estaba muy avanzada.

Siempre me invitaban a la Iglesia pero no aceptaba. Cuando estuve en agonía y ya no podía levantarme, postrada en mi cama, una pregunta vino a mi mente: ¿qué esperas?, eso despertó mi fe; como pude me levanté y fui a la Iglesia.

Al tomar el Agua Consagrada, sentí alivio en mi alma y el dolor físico cesó.

Fui perseverante en la cadena de oración. Me realicé una nueva endoscopia y el médico se sorprendió, el milagro había sucedido, mi estómago estaba sanado totalmente.

•• Sra. Reseña Alvarado

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games