Más allá de los problemas físicos o materiales.

Más allá de los problemas físicos o materiales.

Por Departamento Web

Los problemas espirituales son tan comunes en la vida de la mayoría de las personas, sin embargo, muchas ignoran que tienen este tipo de males.

El ser humano naturalmente asume que alguien es el culpable de su fracaso en cualquier área de su vida. Pero lo que la mayoría ignora es que los espíritus malignos entrar en la vida de muchos, independientemente de su status social o cultura, cuántos son los que poseen grandes cantidades de dinero en el banco, sin embargo, no son felices, viven depresivos, no consiguen dormir, acarrean enfermedades hereditaria, mientras otros que ya no tienen tanto o nada en el bolsillo, pasan exactamente por los mismos problemas.

Muchos en el afán de encontrar una salida para ese tormento, para ese dolor del alma, que medicamentos no pueden curar, han recurrido a otros medios donde pensaron encontrarían una salida, pero apenas se hundieron más en el sufrimiento. Existe un lugar donde, a través de la fe, la Luz de Dios disipe todas las tinieblas. Participe este viernes en la Iglesia Universal más cerca de su hogar.

Debido a tantos problemas ya no tenía ganas de seguir viviendo

No había un sólo ámbito en mi vida donde las cosas estuvieran bien, estaba enferma, estresada, angustiada, mi esposo me había abandonado y mis hijos eran alcohólicos. Las noches las pasaba en vela preocupada pensando en lo qué debía hacer, para poder tener un poco paz. Estaba deprimida y no tenía ganas de seguir viviendo.

En medio de tanto sufrimiento conocí la Iglesia Universal, a través del programa de televisión que dan diariamente.

La primera vez que vine escuché los testimonios, me asombré al ver a personas que relataban cómo sus vidas habían cambiado. Después de aprender a usar la fe en el Dios Vivo, empecé a creer que lo mismo pasaría en mi vida.

Dios no me defraudó, el llenó de Luz todos los puntos de mi vida, a través de mi constancia y fe, fui liberada de las enfermedades, mis hijos se liberaron del vicio del alcohol y lo más importante, es que hoy tengo la paz que nunca antes tuve. Hoy puedo decir que realmente soy feliz, gracias a Dios. (Sra. Felisa Coyago)

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games