Los vicios tienen Cura

Los vicios tienen Cura

Por universal.org.ec

Primera paso para vencer los vicios

(Cuarta Parte)

El espíritu del vicio secuestra a los adictos y los transporta a un mundo paralelo. Sus víctimas son afectadas y pierden la dignidad y credibilidad, hasta el punto que su carácter es deformado.

Una persona comandada por el espíritu del vicio asume personalidades diferentes 24 veces por día, cambia de idea a cada instante y no cumple nada de lo que promete, porque su capacidad de concentración fue completamente destruida. Mientras los familiares y amigos no comprendan que el gatillo que lleva a su ser querido al vicio viene de afuera, no serán capaces de posicionarse del lado correcto.

Una vez comprendido eso, la visión que usted tiene de su ser querido o amigo víctima del vicio, cambiará completamente. No es algo que sucederá de la noche a la mañana, pero puedo garantizarle que la vida de todos tomará un rumbo diferente a partir del momento en que esta decisión fuese practicada.

Cualquier persona que, aunque fuera por un momento, consiguiese poner la cabeza fuera del atolladero para el cual fue arrastrado por el espíritu del vicio, es capaz de percibir que está siendo engañado, y así entonces pedirá ayuda. Así que, en el momento en que empiece a recibir la ayuda espiritual por parte de alguien que lo ama de verdad, la guerra contra el espíritu del vicio será oficialmente declarada. Cuando eso se torne posible, es señal de que ya fue dado el primer paso para la estrategia de la cura.

>> Quería llenar el vacío de mi interior con drogas

Era un hombre que estaba hundido en los vicios de las drogas, en el alcohol y en las mujeres. Y todo esto era porque quería encontrar la felicidad, pero aún bebiendo y fumando, nada llenaba el enorme vacío que tenía adentro de mí. Hubo un punto en mi vida en que decidí parar, dejar todos estos vicios y buscar ayuda para poder tener un mejor futuro, pero no lo lograba, no lo conseguía.

Mi vida cambió en el momento que conocí el Tratamiento. Hablé con Dios: “No quiero vivir de esta manera, ¡ayúdame!”; y así fue como aprendí a superar el deseo de fumar, tomar y de estar con varias mujeres. Hoy estoy curado de todos los vicios.

Juan Carlos Quiroz

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games