Los dos caminos

Los dos caminos

Por Departamento Web

“Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma” (Hebreos 10:39).

Quien es de la fe no retrocede, no mira hacia atrás. No se desanima, no desiste. No mira el clima, la situación. Tiene la llama de la fe ardiente en su interior; la columna de fuego que no se aparta del que cree. Solo existen dos caminos: andar por la fe o retroceder. Salvación o perdición.

Quien no anda por la fe, retrocede a la perdición. La fe va hacia adelante. Quien no vive por la fe, retrocede, va hacia atrás. Vida o muerte. Bendición o maldición. La columna del medio nunca existió en el Reino de Dios.

Si Dios dijo que usted puede hacerlo, entonces puede hacerlo. Si Él colocó en sus manos algo y le dio la valentía para ejecutarlo, entonces ejecútelo. La valentía es manifestación en acción. Aunque parezca que usted no tiene valentía, pero si tiene fe y actúa, el coraje aparece, porque ya estaba allí. Viene con la Palabra: “Sé fuerte y valiente”.

El Espíritu de la Palabra es el Espíritu de la valentía. Él da la valentía para avanzar, para la conservación del alma, para la conquista de la Tierra Prometida. Él da valentía para los pasos de la fe, pero si los pasos son de fe, deben ser dados, sintiendo valentía o no.

Solo existen dos opciones: o se anda por la fe, o se retrocede. ¿Cuál es su elección?

(*) Fuente: Libro “El Pan nuestro para 365 días”, del obispo Edir Macedo.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games