La timidez es cosa de su cabeza

La timidez es cosa de su cabeza

Por universal.org.ec

La vida de un hombre no existe sin desafíos. Esto, además, distingue a los ganadores de aquellos que no alcanzan los logros que tanto anhelan, siempre que tengan buenas ambiciones. Pero no tiene sentido tener ambición y no usarla.

Sucede que a menudo, hay un obstáculo que vencer: la timidez. Es la materialización de un miedo, una disculpa que el cerebro da a sí mismo que su dueño no puede hacer esto o aquello.

Esta pobre excusa debe ser evitada a toda costa, como explica el Obispo Renato Cardoso en su blog:

“Deja de hablar y pensar que eres tímido y miedoso. He visto a muchas personas llenas de potencial que se han quedado estancadas en sus vidas, incluso frente a pequeños desafíos, porque hablaban y pensaban cosas como ‘No soy inteligente, no tengo forma de hacer eso, soy tímido’. Cuando dices eso, termina metiéndose en ese personaje. Nuestro cerebro está muy alineado con nuestra boca”.

Por eso, muchas veces, un hombre huye de la interacción social, se queda callado cuando haría toda la diferencia decir algo en un momento determinado y no asume un proyecto más desafiante, por ejemplo.

Solo hay que entender que una dificultad es una prueba. ¿Por qué unos se aprueban y otros no? Porque resisten. La historia de la humanidad se recuerda desde la perspectiva de los ganadores, porque si no hubieran creído y perseverado, no habría historia que contar.

Las mayores victorias le llegaron precisamente en el momento de las mayores dificultades de sus vidas, como siempre se aprecia en los testimonios de esta revista. Después de todo, está escrito:

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder”. (2 Timoteo 1:7).

La Biblia nuevamente guía cómo comportarse:

“Y cuando sean llevados a las sinagogas, a los magistrados y poderes, no estén solícitos en cómo o qué responderán, o qué dirán. Porque al mismo tiempo el Espíritu Santo te enseñará lo que te conviene hablar”. (Lucas 12:11-12). Esto se aplica a todos los ámbitos: al presentar un proyecto profesional, al pedir la mano de la mujer amada o en cualquier otro desafío. Quien lo hizo, se atrevió a creer en Dios y en sí mismo.

Por eso, échate la culpa de la timidez, cuida tu vida espiritual y confía en Dios por encima de todo. Recuerde siempre el versículo:

“Si Dios está por nosotros, ¿quién contra nosotros?” (Romanos 8:31).

Este es el secreto de los ganadores, alineados con Dios y Su voluntad.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games