Existen dos tipos de personas en el mundo y usted es una de ellas

Existen dos tipos de personas en el mundo y usted es una de ellas

Por Departamento Web

El obispo Edir Macedo habló sobre este tema el pasado miércoles 17 de abril

No es una novedad para nadie que Dios desea bendecir la vida de Sus siervos. Sin embargo, ¿por qué Él tiene ese interés? Fue sobre eso que el obispo Edir Macedo habló en la reunión que realizó en Santo Amaro, Brasil.

De acuerdo con el obispo, Dios desea hacer cosas grandiosas en la vida de las personas para que puedan ser testimonios vivos de Su poder. “Por eso, Él no solo quiere arreglar su vida, como se repara un carro viejo. Él quiere que usted sea un ‘coche cero kilómetros’, a fin de exhalar el perfume de Jesús”, aclaró el obispo, que incluso destacó que más allá de cambiar la vida de una persona, Dios desea, sobre todo, habitar en el ser humano.

“Él quiere habitar en usted. ¿Usted cree que puede ser una persona llena del Espíritu Santo, ser una mensajera de Dios en la Tierra y decirles a las demás personas que Jesús resucitó?”, preguntó el obispo.

Sin embargo, para llevar al Señor Jesús a otras personas, es necesario ser un instrumento disponible en Sus manos. Y eso requiere sacrificio y renuncia.

“Usted se rinde, sacrifica, se entrega 100% en Sus manos, aun sin saber qué hará Él. Cuando usted se rinde, obviamente, usted le dará la espalda a todo y todos los que controlaban su vida; cuando usted se entrega de manera incondicional, entonces sí, el Espíritu Santo viene sobre usted”, señaló el obispo Macedo.

Dos tipos de personas

Incluso durante la reunión, el obispo explicó que cuando el Señor Jesús estuvo en la Tierra, dejó una clara enseñanza con respecto a la Salvación:

“El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16)

“Existen dos tipos de personas en el mundo y usted es una de ellas. O usted cree que es salvo, o no cree y es condenado. Jesús habla con claridad. ‘Quien cree y es bautizado será salvo’. Por eso, Él mandó a los discípulos a irse por todo el mundo para predicar el Evangelio (Marcos 16:15)”, enseñó.

El obispo Macedo incluso explicó que en la Biblia dice que, al morir, el cuerpo del ser humano vuelve al polvo, el espíritu, es decir, la inteligencia vuelve a Dios (Eclesiastés 12:7), pero el destino del alma, sin embargo, se define por la propia persona.

Escuela de la Fe

Participe en la Escuela de la Fe para conocer las actitudes de un verdadero cristiano, este y todos los miércoles en la Av. de Las Américas 305, Norte de Guayaquil o en la Iglesia Universal más cercana a su hogar.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games