Estaba llena de complejos, quería ser como mis amigas y eso me hacía sentir triste y frustrada.

Estaba llena de complejos, quería ser como mis amigas y eso me hacía sentir triste y frustrada.

Por universal.org.ec

Me sentía triste y frustrada al ver las conquistas de mis amigas, esto pasó en mi adolescencia y yo no comprendía el motivo de estos sentimientos. 

Pensaba que jamás podría ser como ellas, sufrí muchas humillaciones por mi peso, eso generó en mí un complejo de inferioridad que trajo muchas consecuencias negativas en mi vida, como desánimo e inseguridad. 

Yo quería ser como mis amigas y el no poder serlo de cierta manera generó en mí un sentimiento de envidia. Empecé a compararme con ellas y a desear lo que ellas tenían y si yo emprendía algo desde el inicio pensaba que no iba a resultar. 

Al asistir a la Iglesia Universal, comencé a participar de las reuniones de liberación, por mi fe, mi vida cambió, hoy estoy libre de la envidia, me tengo confianza y sé que Dios está a mi lado y me dirige en todo.

•• Luciana Barboza

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games