El vicio tiene cura: Los cinco pasos para ser curado

El vicio tiene cura: Los cinco pasos para ser curado

Por universal.org.ec

Estos son los cinco pasos que usted debe seguir para ayudar a su familiar a aceptar el Tratamiento para la Cura de los Vicios

1 Entienda que la dependencia química es un espíritu que domina la mente de la persona que está en los vicios, por lo cual la batalla es estrictamente espiritual y usted como familiar, debe luchar con todas sus fuerzas para ayudarlo a vencer ese espíritu.

2 No se deje influenciar con frases como: “yo no voy a dejar de consumir”, “yo no quiero ayuda”, ellas son influenciadas por el espíritu del vicio, para desanimarla, espere el momento exacto para convencerlo e ir al tratamiento. Una clave es ayudarlo a darse cuenta de lo que ha perdido.

3 El tratamiento para la cura de los vicios es el único lugar en que usted y su familiar pueden buscar la cura, sin que el dependiente esté presente, por eso no espere que él pida ayuda, tome usted la iniciativa de buscar por él.

4 Trátelo con mucha comprensión y amor, de lo contrario puede apartarlo de la familia, lo que dificulta su aproximación para el tratamiento.

5 Último paso: Nunca más se conforme con la idea de que el vicio no tiene cura, eso no es verdad, el tratamiento para la cura de los vicios, ha probado que millares de personas han encontrado la cura, lo que usted necesita hacer es: venir al tratamiento, creer, perseverar y tener la certeza en su fe, solamente así tendrá de nuevo a su familiar transformado.

Desayunaba, almorzaba y merendaba drogas

“Fui consumidor de ‘plo’ por 5 años, consumí esta sustancia, desayunaba, almorzaba y merendaba droga, ya no sabía lo que era tener vida, estaba perdido completamente.

Muchos allegados me aconsejaban que dejara el vicio, incluso mi esposa me decía que estaba flaco, acabado, pero yo argumentaba que no, que estaba bien pues en mi cabeza el vicio hacía que yo siguiera consumiendo y no escuchara a nadie. En mi familia era mal visto por mis padres, mi abuela y mis tíos, todos me ignoraban, nadie me apoyaba; había perdido la conanza de ellos, ya que en varias ocasiones les había robado para consumir, ya lo había perdido todo.

Intenté dejar de consumir, me encerraba para no salir y buscar de la sustancia, pero era difícil, la obsesión me ganaba la batalla.

Cuando conocí este Tratamiento mi vida cambió totalmente; obedeciendo y perseverando el deseo por consumir fue desapareciendo, hoy estoy totalmente curado, tengo una vida estable, recuperé la confianza de mi esposa, de mi familia, tengo paz y hasta en lo económico estoy surgiendo con mi propio negocio”.

Participa en la Cura de los Vicios este  Domingo 15H en la Av. de las Americas 305 Norte de Guayaquil

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games