El mayor regalo que Dios puede darle al hombre y a la mujer

El mayor regalo que Dios puede darle al hombre y a la mujer

Por universal.org.ec

A Todos nos gustan los regalos, nadie puede decir que “no”. Por esta razón, Dios dedicó Su tiempo para crear todo el universo. Él fue tan detallista que creó un mega regalo para ambos sexos que nadie puede superar. Un regalo que no tiene precio, el matrimonio.

 Dios creó primero al hombre para que dominara, provea y proteja todo lo que fue creado en la tierra. Por eso al ver el gran esfuerzo del hombre, Dios creó un regalo con sus manos: la mujer, para que ellos se lograsen “amar …, así como Cristo amó a la Iglesia y Se dio a Sí mismo… como a sus propios cuerpos…”. Efesios 5:25-28

 “La mujer es un regalo de Dios para el hombre. Un regalo que lo complementaría, por eso, si el hombre rechaza, maltrata o repudia a su esposa es como si estuviese rechazando este regalo. (…) El regalo para la mujer es su marido porque él es el responsable de todo lo que le sucede y de todos sus cuidados”, escrito por Renato y Cristiane Cardoso en el libro Matrimonio Blindado. 

Tristemente la humanidad no ha valorado este regalo y es de ahí donde viene la frase: “Se acabó el sentimiento, se acabó el amor”. Ese tipo de amor-sentimiento es lo que genera que muchas personas terminen una relación y empiezan otra y otra, etc. El verdadero amor no se basa en el sentimiento, sino en el cuidado que el marido debe a la mujer por el compromiso que asumió con ella.

“mi esposa, el regalo más hermoso que Dios me ha dado”

•• Juan Tejeda, junto a su esposa

El vicio del alcohol y mis celos incontrolables hacían que nuestra relación se fuera perdiendo cada vez más. Los dos pensábamos que todo iba a ser diferente en el momento de formar una familia, pero poco a poco nos íbamos distanciando uno del otro, hasta llegar el momento en que nos dimos cuenta de que nuestra relación se había enfriado. 

En búsqueda de una solución para todos nuestros problemas decidimos consultar a un centro de brujería, pero todo se fue tornando peor, hasta el punto de pensar en la separación. 

Todo cambió cuando conocimos la Terapia del Amor, aquí aprendimos a valorar el amor que nos tenemos. De esa manera fue como comprendimos que teníamos que tener a Dios en primer lugar para ver los resultados positivos en nuestra familia. 

Hoy estoy libre de todos los vicios y los celos enfermizos. En la Terapia del Amor aprendí a amar y valorar lo más hermoso que Dios me ha regalado, mi esposa.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games