Comprenda por qué necesita resistir los ataques del diablo

Comprenda por qué necesita resistir los ataques del diablo

Por Departamento Web

El cristiano que piensa que el diablo desistirá de su alma solo porque se convirtió está muy engañado. Como no pudo atacar a Dios y ya no tiene oportunidad de ser salvo, su lucha por derribar a Sus hijos es aún mayor. Su intento es el de agredir al propio Dios, aunque sea indirectamente. Entonces, él presiona a los escogidos de diversas formas para que ellos regresen al pecado.

Pero la elección de ceder ante las embestidas del diablo siempre es de cada uno. Usted ya debe haber leído o escuchado la historia de José de Egipto. La Biblia dice que él fue el 11.° hijo de Jacob y el primero de Raquel. Era el preferido de su padre y eso despertó la envidia de sus hermanos que, impulsados por los celos, lo arrojaron a un pozo. Eso hizo que toda la familia pensara que él estaría muerto.

Es necesario decir no

El diablo dio muchos motivos para que José desistiera de la fe. Él solo tenía 17 años cuando una caravana de madianitas pasó cerca del lugar y se lo llevó a Egipto para ser vendido como esclavo, y quien lo compró fue Potifar, que trabajaba para el Faraón.

El joven era obediente y supervisaba la casa de su amo. La esposa de Potifar se interesó por él e intentó seducirlo. Solo que José era temeroso a Dios y negó todas sus embestidas, porque sabía que estaba completamente en contra de la voluntad de Dios acostarse con una mujer casada.

Furiosa, la esposa de Potifar se vengó e hizo creer que José había intentado dormir con ella a la fuerza. Potifar creyó esa mentira, se enfureció y mandó a José a la prisión.

Es interesante ver detenidamente que a pesar de que aparentemente todo pareciera estar saliendo mal en la vida del hijo de Jacob, él no desistió de la fe.

Cabe señalar que en la prisión, incluso en ese lugar hostil, él fue bendecido por Dios y después ocupó una posición destacada entre los presos.

En aquella época, era común la interpretación de sueños y nadie fue capaz de descifrar dos sueños del faraón y quien lo logró fue José.

Y, además de darle la interpretación de ese sueño, el Altísimo también le concedió sabiduría para que él presentara un plan para que Egipto lograra superar los siete años de crisis.

“Y dijo Faraón a José: Pues que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay entendido ni sabio como tú. Tú estarás sobre mi casa, y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo; solamente en el trono seré yo mayor que tú. Dijo además Faraón a José: He aquí yo te he puesto sobre toda la tierra de Egipto. Entonces Faraón quitó su anillo de su mano, y lo puso en la mano de José, y lo hizo vestir de ropas de lino finísimo, y puso un collar de oro en su cuello” (Génesis 41:39-42).

Después de haber sido colocado en el cargo de gobernador, José se casó y tuvo hijos.

El verdadero siervo

Dios les dio dirección a todos sus hijos cuando dijo: “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros” (Santiago 4:7).

Esto significa que la única manera posible de resistir al diablo es sometiéndose a Dios, obedeciéndolo y confiando totalmente en Él.

El Creador es fiel y quiere cumplir Su sueño en cada uno de sus hijos, pero, para eso, es necesario que haya confianza, aun cuando todo alrededor parece conspirar en contra de eso.

La historia de la Iglesia Universal del Reino de Dios y del obispo Edir Macedo son ejemplos de eso. Vea que, desde su creación, en 1977, hasta ahora, la Iglesia y el obispo fueron —y son— blancos de noticias falsas y persecuciones (que serán reveladas en la película Nada que perder 2, cuyo estreno se anunciará próximamente en México).

“Tenemos dos ejemplos muy fuertes que prueban lo que estamos diciendo: José, en el pasado, y el obispo Edir Macedo, en el presente. Y vea que la táctica del maligno fue la misma con los dos, pues, como si no bastaran todas las persecuciones, burlas e incredulidad de los que estaban más cerca, el diablo, desesperado e incomodado por la evolución de los dos, logró usar a las personas para echarlos injustamente a una prisión”, comenta el obispo Guaracy Santos.

Pero la táctica no funcionó, porque tanto José como el obispo Edir Macedo nunca se desviaron del enfoque. “Ellos dejaron claro con sus reacciones de confianza y perseverancia que jamás dejarían algo que Dios puso en su interior, pues sus sueños no nacieron de la intención personal, sino de una revelación de Dios. El diablo lo intentó con José y no funcionó, lo repitió con el obispo y no funcionó y, con certeza, ya debe estar haciendo lo mismo con usted. Porque el diablo no aprende, pero tampoco desiste”, concluyó el obispo Guaracy.

Entonces, si usted ha sido presionado por los problemas, por la injusticia o si el diablo ha intentado soplar en su mente pensamientos que lo influencian a hacer lo que Dios condena, a frecuentar ambientes que no son de Él o de actuar de manera equivocada para lograr un objetivo, resista y apéguese a la Palabra de Dios. Al hacer eso, con seguridad él huirá de usted y su bendición llegará.

No lo olvide: el mal no quiere que usted venza y hará de todo para sacarlo de la presencia del Altísimo. Por eso, invierta siempre en su Salvación.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games