¿Cómo saber si el noviazgo es de la voluntad de Dios?

¿Cómo saber si el noviazgo es de la voluntad de Dios?

Por Departamento Web

Hay una señal clara. Descubra cuál.

Para quien le entregó la vida a Dios, hace de Su voluntad la máxima prioridad, y esto es en todas las áreas de la vida. La persona siempre piensa si la elección que está a punto de hacer Le agradará.

En la vida amorosa no es diferente. La elección del cónyuge es determinada todo el tiempo de acuerdo con los principios de la fe.

Al final, usted no se casará con alguien que podrá poner en riesgo su bien más precioso, que es su Salvación.

Entonces, cuando se inicia un noviazgo, la primera preocupación que surge es: ¿acaso esta persona es de la voluntad de Dios para mí?

Esto no quiere decir que es Dios quien elige a la persona adecuada, sino que Él nos da criterios para que se haga esta elección. Y quien Lo agrada no los abandona.

¿Cuándo es de Dios?

Piénselo un poco: Dios, siendo tan grande, magnífico y poderoso, ¿cómo puede provenir algo malo de parte de Él?

La Biblia dice: “La bendición del Señor es la que enriquece, y no añade tristeza con ella” (Proverbios 10:22). Cuando ella dice que “enriquece”, va mucho más allá de la cuestión monetaria, pues todas las bendiciones de Dios acarrean desarrollo y progreso para nuestras vidas. No son una carga de dolores y retroceso.

Después, siguiendo este razonamiento, una relación de acuerdo con la voluntad de Dios hará que usted progrese en todos los aspectos, principalmente con respecto a la vida espiritual.

Es en este punto que muchos, debido al sentimiento, ignoran cuánto le aparta aquella relación de su Creador.

Con respecto a esto, el obispo Renato Cardoso resalta una clara señal cuando una relación no Le agrada a Dios: cuando lo separa de Él, en lugar de acercarse aún más.

“Si usted tiene un(a) novio(a) que lo (la) deja en término medio, teniendo que hacer “malabares” entre agradarlo(a) y agradar a Dios, como en un juego de equilibrio, esa relación no es de la voluntad de Dios”, señaló el obispo.

Y advierte: “No sirve justificarse con: ‘Ah, pero me gusta… pero nosotros tenemos una historia, tenemos la boda marcada, ya se dieron las invitaciones’, pues todo eso no cambia el hecho de que no es de Dios. Y si usted quiere insistir en eso, si quiere pagar para ver, entonces, ¡siga adelante!”

Cuide su vida amorosa

Usted siempre va a cuidar bien todo lo que considera importante. Si su vida espiritual y la comunión con Dios son sus prioridades, con certeza, usted va a cuidarse de todo lo que le puede afectar de alguna forma, y esto incluye su vida amorosa.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games