¿Por qué el hombre tiene tanta dificultad para buscar ayuda?

¿Por qué el hombre tiene tanta dificultad para buscar ayuda?

Por universal.org.ec

Contándolo, nadie lo cree, pero, si preguntamos por ahí, escucharemos historias de hombres que terminaron teniendo serios problemas en la vida porque no le pidieron ayuda a nadie. Se cerraron para otras personas, pues creían que ellos solos podrían enfrentar las cuestiones de salud, las barreras financieras y los inconvenientes de carácter sentimental, y no pidieron auxilio, cuando el momento exigía ese tipo de actitud.

Dudo que usted no conozca un caso así: un hombre que, por vergüenza, no fue al médico cuando presentó síntomas de una enfermedad, pues creía que él mismo resolvería la situación, pero el problema empeoró. O, quién sabe, tal vez se acuerda de la historia del camarada que, con dificultades para administrar su negocio, no le preguntó al compañero con más experiencia cómo debería proceder y, por ser orgulloso, falló.

También existen aquellos hombres que pasan por un momento difícil con su esposa y de forma arrogante no piden disculpas por los errores que cometieron o no le piden su apoyo para corregirse y eso empeora aún más la situación del matrimonio.

Debilidad Ante episodios como estos, la pregunta es: ¿por qué el hombre tiene tantas dificultades para buscar ayuda? La razón de ese comportamiento es el orgullo masculino. El hombre está programado, naturalmente, para ser siempre fuerte y un solucionador de problemas. En su concepto, buscar ayuda es admitir una debilidad. Es como si estuviera confesando una derrota y reconociendo que él solo no logra vencer aquel determinado problema.

Espejo Pero ¿cómo se produce un ser con esas características? Es muy probable que en algún momento de la infancia le haya faltado un buen ejemplo paterno, por la separación precoz de los padres o por el fallecimiento repentino de éstos. También puede ser que el padre maltratara al hijo o que permitiera que el niño hiciera todo y no impusiera sus límites. Sea cual sea el motivo, es necesario considerar que el niño siempre se refleja en el padre. Cuando él falta, el hijo termina aprendiendo de quien está más cerca.

Lo peor de todo esto es que, muchas veces, esta puede no ser la mejor opción, pues el aprendizaje puede llevarse a cabo con quien tiene menos experiencia que él o con quienes tienen intereses cuestionables, carácter corrompido e incluso están involucrados con el crimen.

Escudo Muchos hombres usan las situaciones anteriores como una especie de escudo para la independencia. Son los primeros en decir: “yo soy así porque pasé por esto”. Es lógico que todos pasen por adversidades, pero, cuando el hombre se da cuenta de que estas pueden estar estorbando su vida, puede ser una buena oportunidad para realizar cambios.

Y, afrontémoslo, no es posible justificar una conducta equivocada diciendo, que ésta sucede porque usted pasó por situaciones parecidas como las que citamos. Ese argumento no convence a nadie.

Desafío Por eso le proponemos un desafío: esta semana identifique un área en la que usted necesite de ayuda. No sirve reaccionar diciendo que está bien y que no necesita ayuda para nada. Si actúa de esa forma, probablemente, es su orgullo hablando por usted. Sea un hombre de verdad y encuentre una situación en la cual esté más vulnerable y después vea quién puede ayudarle. Obviamente, debe ser alguien que sepa más y posea más capacidad o autoridad que usted en esa área determinada.

El siguiente paso es ir hasta esa persona y solicitar un simple consejo o, si es el caso, una conversación más seria. Inicie su cambio sin miedo. Cambiar incluso puede ser más fácil, pero dar el primer paso es importante y sólo depende de usted.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games