Angeles de la Noche

Los voluntarios de la Obra Social realizaron una labor social en el Hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social en Guayaquil

Los Ángeles de la Noche, cuyo propósito es ir hasta los hospitales, visitar en las calles, plazas y avenidas a los desamparados que se encuentran en las calles desprotegidos, excluidos de la sociedad. Impulsados por la necesidad que tienen las personas, tanto en la parte espiritual como material, se dirigieron en esta oportunidad, al Hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, ubicado al sur de la ciudad en búsqueda de aquellos que durante esas cortas horas pasan los momentos más difíciles de su vida, algunos a la espera de noticias en las salas de emergencias.

El pastor Joao Borges, responsable de los Ángeles de la Noche y de la Obra Social de la Iglesia, conjuntamente con Obreros/as, jóvenes y evangelistas, reunieron a más de 50 personas en el hall de Emergencia, del hospital del IESS. Se hizo una oración por los presentes y sus familiares, enfatizando la importancia de confiar y entregar su vida para el Señor Jesús.

Al término de la misma, el Pr. Borges hizo una invitación para que, participen en las reuniones de la Iglesia y luego se brindó un refrigero preparado por los voluntarios. Muchas personas presentes, valoraron esta Obra Social como es el caso de la Sra. María José (Nombre ficticio) “Le agradezco mucho a los integrantes de esta labor que con mucho cariño nos han traído estas donaciones, llevo varios días a espera de que mi familiar se mejore y de la preocupación no he tenido tiempo ni ganas de comer, gracias a ustedes pude quitar un poco el peso que tenía encima”, concluye. Un ejemplar de este periódico es regalado a todos los que son encontrados a su paso, dando indicaciones del contenido del mismo redirigiendo así a las personas a participar de las cadenas de oración según los problemas que están enfrentando. Fue así que, el grupo de voluntarios, concluyó una jornada muy satisfactoria, movidos por el amor al prójimo. “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. (Mateo  22:39)

Deja tu comentario