Cocaína, una muerte lenta

Cocaína, una muerte lenta

Por Cristina

domingo 2

El consumo de cocaína en Ecuador es muy elevado, la edad promedio de consumidores de esta droga está entre 14 y 15 años; cifras que arrojó la encuesta nacional, sobre el uso y consumo de esta sustancia en estudiantes de enseñanza media, según la Secretaría Técnica de Prevención de Drogas, presentadas en las Jornadas Científicas del Instituto de Neurociencias.

Un estudio de la ONU señala en términos generales, que un 12,7% de los estudiantes universitarios de Ecuador, ha consumido alguna sustancia ilícita o indebida.

La cocaína normalmente se inhala y sus efectos colaterales son: la falta de apetito, aumento del ritmo cardiaco, espasmos musculares y convulsiones; depresión severa, paranoia, descontrol por drogodependencia y tendencia al suicidio.

Con la cocaína el adicto descubre una sensación de estímulo, de poder. Sus reflejos aumentan, la persona se siente más fuerte. Ella también genera euforia de modo que la persona se vuelve hiperactiva y principalmente es invadido por un coraje que sin la cocaína jamás hubiera tenido.

Cocaína, marihuana, hache, alcohol, cigarrillo, etc. Sean legales o no, hay sustancias que provocan adicción y convierten a una persona en un dependiente absoluto. Cuando el vicio se apodera de su mente, el adicto es capaz de cualquier cosa para satisfacer su necesidad. Roba, mata, vende lo que tiene en casa, se prostituye, en fin, pasa a vivir para mantener su adicción.

Por los vicios perdí el amor de toda mi familia

domingo 3

Estuve 18 años sumergido en varios vicios como: el juego de naipe, frecuentaba salas de billar, consumía drogas y alcohol. Yo le causaba mucho sufrimiento a mi madre y a mi familia, ellos vivían en zozobra, pensando que en cualquier momento me iba a pasar algo malo por la vida que llevaba, además estuve a punto de perder a mi esposa y hogar.

domingo

Mi madre comenzó a participar del Tratamiento para la Cura de los Vicios en mi favor, luego me invitó a conocer de él y así fué como empezó mi cura definitiva.

Perseverando y siguiendo al pie de la letra el tratamiento, mi vida cambió, los pensamientos de obsesión y deseos por consumir ya no existen más, por otra parte he recuperado mi trabajo, a mi esposa y sobretodo a mi familia. Sr. Edisón Carrazco

Sepa que existe un único tratamiento capaz de arrancar el vicio desde la raíz. Participe del Tratamiento para la Cura de los Vicios todos los domingos, a las 15Hs, en la Av. de Las Américas 305 – Norte de Guayaquil.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games