Destacado Obispo Macedo

8º Día del Ayuno de Daniel

Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz; levanta canción y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto; porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho el SEÑOR. Isaías 54:1

igl18-029
Las estériles tendrán más hijos

Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz; levanta canción y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto; porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho el SEÑOR.  Isaías 54:1

¿Cómo puede una mujer que no tiene hijos cantar alegremente? ¡Eso no tiene sentido!

Incluso porque no tener hijos en los tiempos de Isaías, así como en gran parte de África en los días de hoy, es motivo de gran humillación. Lo último que una estéril haría, estando en esa situación, sería cantar canciones de júbilo.

Y hay más, ¿cómo puede una mujer estéril ensanchar su tienda? Tampoco tiene sentido, pues ella se casó y no hay nadie más, además del marido, para ocupar ninguna otra habitación de la casa.

Lo normal es ver a la pareja que planifica el nacimiento de sus hijos teniendo la necesidad de un auto más grande, de una casa con más habitaciones, ellos sí tienen que ensanchar su casa, pero ¿la mujer estéril? ¿Aumentar la casa para que viva quién?

Dios, el grandioso Dios de Abraham, promete que la mujer solitaria será madre de muchos hijos, y no solamente eso, ¡ella tendrá más hijos que aquella que ya sufrió dolores de parto! Es a la mujer estéril que Él le dice:

Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas.  Isaías 54:2

La descendencia de la mujer estéril será diferente, será tan grande que se extenderá a la derecha y a la izquierda. Se tornará tan numerosa al punto de poseer a los gentiles (incrédulos) y habitará las ciudades asoladas.

Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda; y tu descendencia heredará naciones, y habitará las ciudades asoladas. Isaías 54:3

Es decir, el infierno no será capaz de detener a su descendencia. Donde haya tinieblas, donde haya incrédulos ¡los hijos de la mujer estéril traerán luz y vida! Donde haya ciudades asoladas por el diablo y por el desprecio de esta sociedad, ¡ellos traerán la justicia, la misericordia y la fe!

¡Mi esposa y yo formamos parte de una nación de estériles! Una decisión que tomamos hace casi 30 años, mucho antes de casarnos, y eso no fue una imposición de nadie, ¡sino una determinación nuestra! Pues queríamos estar libres de cualquier preocupación de hijos biológicos para que pudiésemos tener hijos, hijos que serían generados por el propio Espíritu Santo. De la misma forma que nos sucedió a nosotros, también les sucedió a millares de pastores y esposas que forman parte de esta fuente rebosante llamada Iglesia Universal del Reino de Dios. Y hoy, ¿cuál es el resultado de esa decisión? ¡Estamos extendiéndonos a la derecha y a la izquierda por todo el mundo!

Adictos, delincuentes, traficantes, mendigos e hijos de las tinieblas están hoy habitando la ciudad asolada y llenándola de luz. Gentiles que abandonaron los caminos del engaño y se entregaron en el Altar de Dios, formando parte de los que se extienden a la derecha y a la izquierda. Hijos llenos del Espíritu Santo – luz de este mundo, ¡la sal de esta tierra!

¡Qué maravilla! ¿Dónde encontraríamos nosotros un terreno suficiente para construir habitaciones para todos esos hijos e hijas?

Y usted, ¿cuántos hijos tiene? ¿1, 2, 5? Y su casa, ¿cuántas habitaciones tiene? ¿2, 5? Bueno, en cuanto a nosotros, estériles, no nos pregunte, ¡no conseguimos contarlos!

Por eso, cantamos y cantamos con júbilo, ¡y cuán grandioso es ese júbilo! Lo que supuestamente sería nuestra vergüenza, hoy es nuestra alegría, ¡nuestra corona!

No temas, pues no serás confundida; y no te avergüences, porque no serás afrentada, sino que te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y de la afrenta de tu viudez no tendrás más memoria. Isaías 54:4

Dios los bendiga enormemente, y únanse a nosotros, ¡vamos a ensanchar nuestra tienda hacia el norte, sur, este y oeste de este mundo!

Obispo Macedo
Obispo Edir Macedo
Obispomacedo.com

Deja tu comentario